Las ventajas de formalizar tu empresa

Cuando tienes una idea de negocio y quieres impulsar tu empresa puedes hacerlo de dos formas: como una persona natural o como una persona jurídica, por medio de la constitución de una sociedad.


Impulsar tu empresa como persona natural o persona jurídica es una decisión que debes tomar teniendo en cuenta el estado de tu negocio, el tipo de actividades a las que se dedica y los impuestos que serían aplicables en cada caso. Si no tienes claros estos puntos, haz clic aquí y te ayudaremos a definirlos.


Si decides constituir una sociedad puedes hacerlo de forma individual o con otras personas, y hay varios puntos que son relevantes:

  • Cuando se crea o constituye una sociedad "nace" una nueva persona diferente a los socios.

  • Esa sociedad es una persona jurídica, que tiene un nombre, una identificación, un domicilio y un patrimonio propios.

  • En principio, las obligaciones que adquiere la sociedad son suyas y no de sus socios; por esto, a los socios no los pueden perseguir por las deudas de la sociedad (esto tiene dos excepciones: obligaciones tributarias y laborales).

Nuestra recomendación es constituir una S.A.S. (Sociedad por Acciones Simplificada), que es un tipo de sociedad flexible, fácil de constituir y de manejar. El proceso de constitución se hace directamente ante la Cámara de Comercio de la ciudad donde va a operar la sociedad y requiere de una serie de pasos preliminares.


Si quieres saber cómo puedes crear tu propia S.A.S. puedes contactarnos acá o revisar el paso a paso de este proceso en este link.