Cómo hago para divorciarme


No dejes que la decisión de divorciarte sea más difícil de lo que ya es. Acá te ayudamos a tener claridad sobre el proceso de divorcio desde el punto de vista jurídico porque hay varios puntos importantes para tener en cuenta.

Lo primero es saber que NO es lo mismo estar casado que vivir en unión libre con tu pareja. Cuando hablamos de divorcio sólo hacemos referencia al proceso de terminar un matrimonio; para la unión libre o unión marital de hecho el proceso es distinto.

Ahora, el trámite del divorcio se puede adelantar para matrimonios civiles o religiosos, aunque en el segundo caso se denomina "cesación de efectos civiles de matrimonio religioso". En la práctica es lo mismo, pero vale la pena que conozcas esa otra denominación.

El proceso de divorcio (o de cesación de efectos religiosos) puede ser de voluntario o judicial; esto implica que las partes (los esposos) pueden de mutuo acuerdo decidir que quieren terminar su vínculo o alguno de los cónyuges puede demandar ante un juez que se termine el matrimonio (a esto se le llama proceso de divorcio contencioso).

Cuando la pareja voluntariamente logra acordar las condiciones del divorcio relacionadas con la custodia de los hijos o la pensión alimenticia pueden adelantar un divorcio voluntario; por el contrario, cuando los cónyuges no logran ponerse de acuerdo sobre uno o varios asuntos, el divorcio será contencioso.

La ventaja de un divorcio de mutuo acuerdo es que los cónyuges ahorran tiempo y dinero. Veamos por qué:

  1. Un divorcio de mutuo acuerdo se puede realizar ante un notario, por lo cual el trámite es más rápido y sólo tarda entre 8 y 30 días, dependiendo de si la pareja tiene o no hijos menores de edad. En cambio, un divorcio contencioso se tiene que realizar ante un juez lo cual hace que pueda demorarse varios meses e incluso años.

  2. Asimismo, el divorcio de común acuerdo es mucho más económico ya que sólo se deben pagar los derechos notariales que oscilan entre 200 mil y 300 mil pesos junto con los honorarios que cobre tu abogado. En cambio, el divorcio contencioso es más caro ya que su trámite es más complicado y los honorarios de los abogados serán más costosos.

Por último, debes saber que si te casaste por la Iglesia el divorcio te permite volver a casarte por lo civil pero no por la Iglesia. Para casarte nuevamente por la Iglesia, deberás efectuar un trámite completamente distinto llamado nulidad del matrimonio eclesiástico.

Si quieres una guía detallada de los pasos y documentos que necesitas para adelantar este trámite, acá encuentras la información completa.

En AmigoLegal podemos ayudarte con el trámite de tu divorcio, de tal forma que llegues a un acuerdo con tu pareja y puedas solucionar tus problemas de la forma más rápida y económica posible. Contáctanos acá si tienes duda o necesitas apoyo con este proceso.

#Divorcio #Abogados #Controversias #Notaría